Cuaderno

Publicado: 20/01/2014

Cómo redactar una breve crónica de un juego de baloncesto

Una amiga me pidió que le escribiera, de manera digerible para estudiantes de periodismo, un artículo que intente explicar cómo redactar una crónica de un juego de baloncesto de manera rápida y, aunque se trate de un asunto que depende muchísimo del redactor, aquí propongo una estructura básica.

Por lo general, la redacción de crónicas deportivas no escapa de la tradicional estructura de una noticia periodística, sin embargo, existen ciertos detalles a considerar al momento de redactar un suceso de este tipo, en especial de deportes en conjunto como el fútbol o baloncesto, en los cuales uno o un pequeño grupo de jugadores suelen ser determinantes en el resultado.

El baloncesto es una disciplina deportiva en la cual no se ha terminado de digerir una acción cuando se debe estar atento para no perderse detalle de la siguiente. Y es que un hecho ocurrido en cuestión de segundos pudiera ser suficiente para darle forma a la crónica que debemos entregar lista lo más rápido posible.

Mi experiencia me ha hecho entender que, una crónica de un juego de baloncesto debe iniciar con el momento cumbre, la jugada clave, la situación distinta o el jugador más destacado, amén del desempeño colectivo del equipo ganador.

Desde mi punto de vista, el lead debe llevar, además de las famosas “¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo? y ¿por qué?”, un dato claro del momento determinante del encuentro. Si, por ejemplo, con el juego empatado Greivis Vásquez robó la bola en el último minuto, entonces esa jugada servirá para iniciar nuestro lead, aunque el venezolano no haya sido el autor de la canasta ganadora.

Describir una acción puntual y determinante le permitirá al lector tener una cercanía con lo ocurrido y, además, le dará a conocer un detalle que, en teoría, solamente conoce quien asistió al juego o quien tuvo la oportunidad de presenciarlo por televisión.

El baloncesto, al igual que el fútbol, da para eso, para darle protagonismo a un detalle, en lugar de describir, o intentar describir todo lo ocurrido.

En una crónica deportiva siempre se dejan fuera muchas situaciones del juego, por lo que de una acción se puede depender tranquilamente para redactar. En pocas palabras, no nos debe preocupar el hecho de no meter en nuestro escrito todo lo ocurrido porque, sencillamente, eso no se puede.

El estilo de reacción es de cada quien, pero esa bola robada por Vásquez le sirvió a su equipo, Toronto Raptors, para derrotar a su rival de turno con pizarra de 100-99, en encuentro escenificado en el Air Canadá Centre, la casa de los “saurios”. Ahí ya tenemos el lead.

Si Greivis no fue el autor de la canasta, entonces en el párrafo siguiente se debe explicar o complementar el suceso cumbre de ese desafío y acto seguido ubicar al lector cual es el desenlace o la situación que origina el triunfo de Toronto, para posteriormente, en el cuarto párrafo comenzar a desglosar lo ocurrido en cada cuarto.

Es decir, que si el lector no está interesado en leer los detalles en el resto de la crónica, que se marche satisfecho y enterado de lo ocurrido luego de leer los primeros dos o tres párrafos.

Es tradicional detallar una acción importante de cada cuarto, mencionar al mejor jugador de ese período y colocar el resultado de ese tramo del encuentro. De esa manera y en orden cronológico, se desarrollan los cuatro tiempos reglamentarios, así como algún episodio extra, si llega a disputarse.

Claro está, si un juego de baloncesto se define en tiempo extra, entonces eso debe quedar claro en el primer párrafo de nuestra redacción.

El cierre de nuestra reseña pudiera contener un resumen de los basqueteros más destacados de cada equipo, no solamente en cuanto a puntaje se refiere, sino que además debe contener a los mejores en rebotes y asistencias, que se convierten en los tres departamentos de mayor interés en esta disciplina deportiva.

En el último párrafo se puede colocar el próximo compromiso de ese equipo, o la situación actual en la clasificación, o algún dato adicional como la lesión de un atleta, o la cantidad de aficionados presentes, entre otros.

Si se trata de un encuentro determinante, el séptimo juego de una semifinal o final, entonces ese logro debe ser tomado en consideración en el lead, así como también un dato histórico o estadístico que genere ese hecho.

En resumen, el éxito o la vida de una crónica o reseña de baloncesto dependerá del uso debido que se le dé a lo más destacado, más allá de quien haya ganado o perdido el encuentro.

A mi juicio, un detalle es suficiente para que la crónica de baloncesto le permita al lector revivir lo ocurrido, o mejor dicho, rememorar el momento inolvidable del juego.

¡Comparte esto!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr


Arriba ↑
  • Publicidad

  • Twitter

  • Facebook

  • También estoy en…